Skip to content

“Triste es de pedir, pero más triste es de Olvidar”

3 julio, 2012

¿Tan poco pundonor tenemos, que queremos que unos ricos y famosos nos paguen las hipotecas a los que no podemos hacerlo?

¿Tan pocos cojones nos quedan cuando apremiamos a una persona pública a que use parte de sus ganancias, lícitas, para pagar los préstamos que otras personas, a las que no conocen de nada, han dejado de pagar?

¿Tan bajo hemos caído que queremos que unos futbolistas de mierda, del tres al cuarto, paguen nuestras deudas?

¿Tan fácil queremos hacer las cosas? ¿Dónde quedó la cultura del esfuerzo continuo que muchos entonaban hace poco tiempo?

¿Dónde queda el buscar soluciones por nosotros mismos, el salir a la calle a vociferar contra los bancos en lugar de a alabar a unos futbolistas?

¿Porqué no le pedimos, en este caso, al dueño de Zara que pague TODAS las hipotecas pendientes de cobro en España y empezamos de nuevo? Borrón y cuenta nueva. ¿De verdad es lógico? ¿De verdad?

¿Dónde coño habéis dejado el sentido común?

Todas estas preguntas, y algunas más, me llevaron a escribir una entrada ligera ayer en este blog mientras iba en el tren. La podéis leer aquí.

Esa entrada, escrita ayer, dio lugar a una conversación subida de tono a través de twitter en la que se me insultaba diciendo que era un demagogo, que acosaba a una persona por responder a sus menciones y que era un gilipollas si no aceptaba otros puntos de vista.

Acepto todos los puntos de vista. Todos. Nunca dije a nadie “Aún puedes ser un poco más demagoga por pensar lo que piensas y decir lo que dices”. Nunca se me ocurrió decirle a nadie: “Si no aceptas mi punto de vista eres un gilipollas”. Nunca. Porque soy de la opinión de que el respeto es lo último que se pierde cuando dos personas hablan. Así, nunca dije frases del tipo “estás completamente equivocada”, “vaya opinión de mierda que tienes”, “cállate que no te escucho, cartucho“. Y no lo dije porque no tengo, ni tuve nunca, nada contra la opinión de los demás. Durante mucho tiempo he entrenado esa actitud de “por mi como si te la cascas, mientras no me salpiques…” que me hace respetar lo que otras personas piensan, dicen o hacen. Y ayer no iba a ser una excepción.

No estábamos hablando de “me gusta el fútbol y a ti no”. Estábamos hablando, creo, de cosas con sentido común, con congruencia. Alegando razones y motivos por uno y otros lados; respondiendo preguntas por ambas partes. Nada más.

Cuando hablamos de ayudar al tercer mundo alegamos siempre a la famosa frase de “dale un pez y aprenderá a comer, dale una caña de pescar y aprenderá un oficio con el que ganarse la vida”. Algo así, me suena. Ahora, sin embargo, cuando hablamos de nosotros, queremos que los ricos, los que han ganado 300.000 euros, que unos (como he dicho antes) futbolistas de pacotilla nos paguen la hipoteca porque no podemos.

Tirar con pólvora ajena es muy fácil. Jugar con el dinero de los demás, invertirlo en según qué causas sin ser nuestro, también. Eso es lo que hacen los políticos a los que tanto criticamos: en lugar de invertir nuestro dinero en dotar de herramientas y de personal para que no haya incendios tan grandes como el de Valencia, se dedican a pagar altos sueldos, a construir casas despampanantes y a, incluso, pagarse algún traje a medida.

Ahora, ya, no hay diferencia entre ellos y nosotros. Ya no podemos criticarlos.

Mi jefe me ha prometido hoy, putas casualidades de la vida, que me dará un bonus de 5 cifras a final de año si consigo cubrir mis objetivos. Voy a ponerme a trabajar duro, no vaya a ser que alguno quiera que le pague media hipoteca.

 

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 4 julio, 2012 16:13

    Solo una reflexión. “Apelar a la solidaridad”. Creo que es la única forma de salir de ésta, y si el que más tiene ha de contribuir más, que lo haga. No se trata de esquilmar al rico, ni de quitarle lo que ¿justamente? ha ganado (aquí podría cuestionar y mucho cómo las grandes fortunas se amasan, pero creo que sería entrar en otro debate) si no de tender una mano. Y por entrar en el ejemplo que ponías en tu otro post, 300.000 euros ganados con el sudor su frente pueden suponer -o no- algo para ese futbolista (y creo que en muchos caso es “o no”) pero ¿tú sabes lo que son 5.000€ para mucha gente ahora y lo poco que representa de esos 300.000€?
    Sigo meditando sobre ello.
    Oreo beso, enorme.

    PD. Posiblemente, a nivel privado, y dentro del ejemplo que nos ocupa, ese dinero tape muchos agujeros. Quiero creer que si.

    • 4 julio, 2012 18:17

      Hola de nuevo, guapi.

      Vaya actividad la de hoy, ¿eh? ;-P

      Claro que hay que apelar a la solidaridad. Claro que sí. Totalmente de acuerdo contigo y con cualquiera que crea que ese es un buen camino. Palabrita del Niño Jesús.

      El problema viene, según yo veo, con nuestra actitud. Ayer tuve una conversación muy amena y fructífera con una persona en la que hablábamos si es ético apelar a la solidaridad del resto mientras nosotros no movemos un dedo, mientras mantenemos una conducta pasiva, cuando no somos capaces de aportar nada cuando se nos pide.

      Es cierto que un futbolista, por seguir con el ejemplo, puede donar 300.000 euros para cualquier causa, para la que sea. Eso supondría, a grosso modo, un 5% de sus ingresos anuales (hablo de lo que conozco, ¿eh?). Mi pregunta, mi reflexión es: ¿Es ético que yo le pida a una persona que aporte un 5% de sus ganancias anuales para ayudar a los demás cuando yo no hago el esfuerzo de aportar nada a los que lo necesitan? Ese es, para mi, el dilema. Para mi no es ético. No puedo pedirle a otras personas (por muy forradas de pasta que estén) que hagan con su dinero una cosa u otra cuando yo no doy algo de ejemplo (con lo que pueda). Para otras personas, que me atacaron el otro día sin piedad hasta llegar al insulto, sí lo es. Cosas de valores. Sobre eso es sobre lo que yo intentaba reflexionar en esta entrada.

      Por otro lado, y por desgracia, los problemas de un país, España en este caso, no acaban con las hipotecas impagadas. Está la sanidad, está la educación, está el desempleo, está la reinserción social de presos y/o extoxicodependientes, están las personas (también niños) con necesidades especiales… Parece ser que el que uno tenga un problema le ciega para ver el resto.

      Llegados a este punto, déjame explicarte de primera mano cómo se invirtió una de las primas ganadas por un futbolista hace cinco años. Una prima de 600.000 euros.

      Un 1,5% se invirtió en invitar a unos amigos a hacer un viaje de 8 días a Cuba. Para celebrar la Liga que había permitido esos ingresos extra.
      Un 24% se destinó a la realización de escuelas deportivas para niños disminuidos psíquicos y físicos. Esos partidos les daban la vida a los chavales.
      Un 38% se destinó a la creación de una empresa en la que todos los trabajadores (si no me falla la memoria inicialmente fueron 40 personas) eran ex drogodependientes o drogodependientes en proceso de abandonar sus adicciones. A día de hoy, esa empresa es una cooperativa y es totalmente independiente y autofinanciada.
      Un 18,5% se dedicó a operar a personas enfermas de cáncer deshauciadas por el sistema público de sanidad debido al avanzado estado de su enfermedad. Estas operaciones se realizaron a través de una Fundación malagueña (formada por médicos oncólogos) desde la que se elegían los casos que se podían operar. Los médicos que operaban no cobraban nada. El dinero cubría los gastos de hospitalización, de alquiler de quirófanos, el salario del resto de sanitarios que intervenían en las operaciones y los gastos, cualesquiera que fuesen, de los familiares mientras duraba la operación y al recuperación. Recuerdo el caso de una niña de tres meses. Tres meses. Lo recuerdo muy bien porque mientras la estaban operando en el Hospital Monte Príncipe de boardilla, mi amigo el futbolista y yo estábamos en la sala de espera con los padres.
      Un 18% se invirtió en organizar un partido benéfico en el que el futbolista en concreto invitaba a amigos famosos a jugar a fútbol y a tenis. El dinero recaudado con las entradas vendidas se destinó, íntegramente a un proyecto que Ayuda en Acción tenía por aquellos entonces en Mozambique en el que estaban implicados la salud y los niños. Lo fundamental del partido no era tanto el recaudar pasta (que sí) sino concienciar a las personas que todos, con poco, podemos aportar.

      Ya ves. No se pagaron hipotecas, pero se hicieron muchas cosas son ese dinero ganado con el sudor de su frente (literal). Recuerdo tan bien el presupuesto de ese año y todo lo que se hizo con ese dinero porque lo gestioné yo. Y créeme si te digo que se buscaron los proveedores más baratos para todo. El único fin era estirar ese dinero todo lo posible.

      Por eso me jode y me emputa, mucho, que haya soplapollas que, desde su silloncito y sus vistas al mar, vengan a hablarme de moral, de ética, de demagogia y de gilipolleces varias.

      Por favor, avísame cuando hayas leído este comentario para modificarlo. Son datos que no deberían de hacerse muy públicos por petición del chutabalones.

      Besos.

      Javier

  2. 22 julio, 2012 13:58

    Precisamente ayer escribí yo sobre la solidaridad, desde una perspectiva diferente a la tuya, porque para nada apelaba a la de ricachos, sino a la de las personas de a pie que miran hacia otro lado… La otra es muy visible (de acuerdo, no siempre) por ser quienes son, personajes conocidos. Pero a la solidaridad a la que yo apelaba es a esa que podemos hacer tú y yo, a la del vencindario, a la del barrio, a la cercana. Esa es en la que, creo, debemos trabajar duro para que triunfe, por lo menos en estos tiempo que nos han tocado.

    Beso fuerte

    (P.D.: Cómo me gusta la palabra chutabalones…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: