Skip to content

No nos han regalado nada.

11 mayo, 2012

No nos han regalado nada. Nunca. Nadie.

No ha habido ni una empresa privada que haya pagado de su bolsillo ni un kilómetro de cualquier carretera pública.  Tampoco han gastado, por lo tanto, en su mantenimiento.

No conozco a ninguna corporación privada, ni a ningún millonario particular, que haya donado, ni siquiera cedido, material para construir la catenaria que usa el tren de alta velocidad o cualquier otro tipo de transporte sobre raíles. Ninguna empresa privada ha ofrecido su horno de forma voluntaria y gratuita para fundir el metal que en su día sirvió para tender lazos de unión, política y económica, entre una provincia y otra.

Tampoco recuerdo que ningún partido político aportara parte de su presupuesto para pagar el sistema de sanidad que tenemos en España. Ninguna organización política o empresarial ha hecho algo así.

Sí que conocemos, al contrario, empresas, instituciones y personas físicas que han inflado los costes de construcción de una u otra infraestructura pública con el único fin de embolsarse dinero ilícito, de robarnos. Pero eso es harina de otro costal y, supongo, lo trataré otro día.

De cualquier manera, es lógico pensar que ninguna organización privada aportara nada a este respecto. Se trata de servicios públicos, pagados por todas las personas que viven en España. Se trata, como digo, de cosas nuestras.

Tal y como he descrito, las carreteras no son solo de Esperanza, sino de todos. La sanidad no es solo de Mª Dolores, sino de todos. Adif y el resto de infraestructuras no son solo de Mariano, sino de todos. Porque todos las hemos pagado.

Ahora nos quieren cobrar por ellas aludiendo a los problemas de gestión y a la falta de ingresos. Nos quieren cobrar por algo que es nuestro. Es todo tan surrealista como si esta madrugada, en un sueño revelador, se me presentara Steve Jobs y me dijera que no puedo encender el MacBook Air, que tanto trabajo me ha costado pagar íntegramente, a menos que pague a Apple dos céntimos cada vez que presione el botón para encenderlo. Tengo mi ordenador pagado y me parecería estúpido e irreal que Steve Jobs me hiciera esa propuesta, incluso a pesar de que me quisiera cobrar poco por usarlo cada día. El ordenador es mío y lo enciendo cuando lo necesito (siempre y cuando pague el recibo a la compañía eléctrica y tenga batería). De esa forma, la sanidad es mía y la usaré cuando la necesite; la carretera es mía y la usaré cuando la necesite y el tren es mío y lo usaré cuando lo necesite siempre y cuando pague el billete pertinente.

Huelga decir, además, que no es que la generación de mis abuelos –nuestros abuelos – se compraran en su día un sistema de sanidad y que este ha ido pasando, decrépito de generación en generación. No es así, no. Mis abuelos – nuestros abuelos – pagaron con su trabajo y su esfuerzo ese sistema de sanidad; mis padres – nuestros padres – pagaron son sus madrugones y su trabajo diario ese sistema de sanidad; nosotros seguimos haciendo lo mismo. Seguimos aportando periódicamente para pagar el sistema, para que sea sostenible, en lugar de pagar cada vez que vamos al médico. Todos pagamos, vayamos o no a ver al doctor, solidariamente. Desde generaciones.

Aludiendo, como decía, mala gestión de la sanidad e infraestructuras, y falta de ingresos a las arcas públicas, ahora quieren que paguemos medicinas de nuestro bolsillo de forma doble (nuestra aportación mensual y cuando vayamos a la farmacia a recogerlas) y querrán, también, que repitamos esa duplicidad del pago a la hora de visitar el médico. Estar enfermo y tener que pagar por ir al médico es lo más parecido a, tomadlo sin maldad alguna, ser la puta y poner la cama.

Con este pago doble se intenta paliar esa falta de ingresos que aducen nuestros políticos pero ¡qué pasa con los problemas de gestión? ¿Realmente tenemos a las personas más preparadas al frente de la gestión de los servicios públicos? Parece ser que  nuestros políticos piensan que sí y que además los que mejor lo suelen hacer son los hijos, familiares y amigos de políticos. Los que, en su día, clamaron “Mariano, ¿qué hay de lo mío?”

Hace un año, cuando miles de personas salieron a las calles a protestar y tomaron plazas públicas como Sol en Madrid, yo fui muy crítico con el movimiento. Lo fui porque no era el momento oportuno para hacerlo. Lo fui porque no se puede salir a la calle a protestar, sin más, sin forma, sin cabeza visible. Y considero que no se puede porque haciéndolo a lo loco, como considero que se hizo, se queman cartuchos para hacerlo mejor y en un momento en el que realmente se necesita. Se estigmatizan y se minimizan, como ciertamente ocurrió, las manifestaciones y actos derivados de ellas.

Sin embargo ahora, y por el continuo desmantelamiento del estado solidario en el que vivíamos, considero que sí es el momento de salir a la calle. No es el momento de salir protestar, sino de hacerlo para reivindicar. Es la hora de agruparnos, de salir a la calle como si fuéramos uno, de hacer frente a los políticos amateur que nos gobiernan con tanto desatino. Es el momento de luchar por cambios, de pelear por ellos. Es la hora de mostrar que la solidaridad que hemos vivido hasta ahora no ha sido ficticia. Es el momento de demostrar que otras medidas políticas – y otros políticos- son necesarios y más eficientes que los que tenemos ahora. Es el momento de salir a la calle y yo, Francisco Javier Muñoz Rodríguez, estaré en primera línea.

 

 

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 11 mayo, 2012 15:41

    Reivindicar, agruparnos como si fuéramos uno, solidaridad… Esas son las razones que me hacen salir a la calle. Sobre todo la de la solidaridad. Así que ahí estaré yo también, en la calle.

    Un abrazo, Javier. Buena pelea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: