Skip to content

Y gira La Noria…

5 noviembre, 2011

Hace unos años, allá por 1996 y ante el incremento de anuncios en los intermedios de las películas y de sus programas estrella, Telecinco lanzó una campaña que usaba como eslogan “Gracias a la publicidad, ver la televisión no cuesta ni cinco”. Lo recuerdo a la perfección porque en aquel momento yo cursaba COU y en clase de comentario de texto tuvimos que analizar un texto centrado en un término que por aquel entonces me era desconocido. Logosfera. Además de aquella palabra, recuerdo bien el comentario que hice sobre el texto ya que fue el detonante de que mi profesora de francés y de comentario de texto, Nati, se enamorara de mi. Pero eso es otra historia, claro.

El caso es que es verdad que gracias a la publicidad, ver la televisión privada no les cuesta nada a los televidentes. Y ante eso, ante lo que uno no paga, no cabe réplica. Lo digo porque, por suerte, somos libres de encender uno u otro canal, elegir entre lo que dan las diversas cadenas, tratar de ver programas que se adecuen a nuestros gustos e intereses. Y encima gratis. Si, por el contrario, no nos gusta o no nos interesa lo que vemos tenemos, simplemente, la capacidad de apagar la tele. Y eso, nos guste o no, es así. Somos así de poderosos.

Comento esto en relación al revuelo formado por la aparición de la madre del Cuco, acusado como encubridor de la muerte de Marta del Castillo. Revuelo que ha logrado atraer más atención de la deseada hacia el Cuco, hacia su madre, hacia el programa en el que salió y hacia los anunciantes en el mismo.

Dicho revuelo, digo, ha conseguido centrar la atención hacia las marcas comerciales que la pasada semana se anunciaron en el programa, marcas comerciales a las que muchos usuarios de internet han acusado abiertamente de pagar, con el beneplácito de Telecinco, a un criminal. O a la madre de un criminal, que no es lo mismo, pero es igual. Concretamente, se ha apuntado más a las marcas que han decidido, mediante comunicados públicos, dejar de publicitar sus productos en el horario en que se emite La Noria, programa envuelto en tan controvertida polémica. Se ha hablado, mucho, durante esta semana de las empresas que han decidido eliminar su publicidad tras la emisión del programa. Eso, a mi entender, podría ser fruto de una estrategia de marketing elaborada a raíz de la emisión del citado programa. Se ha abonado cierto dinero para pagar el espacio publicitario en la televisión de turno, pero toda esta semana de aplausos les ha salido gratis. Tanto a las empresas de leche como a la de fiambres, que hablando del caso Marta del Castillo no deja de ser una triste paradoja.

No quiero, con esta entrada, que se interprete que estoy a favor de la asistencia de la madre del Cuco a la televisión, pero tampoco quiero que se piense que estoy en contra. Lo que sí quiero es criticar la forma que tienen los departamentos de marketing de llevarnos a nosotros, los consumidores, al huerto. Podrían haber cancelado la emisión de sus anuncios antes de que el programa se emitiera, antes de que la polémica se hiciera hueco en los diversos foros y redes sociales en internet. Sin embargo, y siguiendo un criterio que les interesaba a toda costa, decidieron seguir con la publicidad programada para, acto seguido, anunciar su retirada. Y todos aplaudiendo como gilis. Es lógico que las empresas hicieran este movimiento. Ellos tienen que vender, al igual que Telecinco. Son empresas privadas y están para ganar pasta. No son Hermanitas de la Caridad.

La emisión del programa La Noria se subvencionó con el aporte económico de las empresas que se anunciaron, y no por el de las personas que se sentaron a verlo. El próximo lunes nos vamos a sentar delante de la televisión a ver cómo dos mentirosos se lanzan mierda a la cara. Esto costará más de medio millón de euros. Y posiblemente nadie dirá nada más allá de “si no dijeron nada nuevo” o de “vaya cabrón que es ese de la barba“.

Por otro lado, todos conocemos, o creemos conocer, el espectáculo de la televisión. Y todos mentimos si decimos que no nos llama la atención lo morboso y lo que de cruento pueda mostrarnos. Así, hemos tenido en horario de máxima audiencia al padre de una de las niñas de Alcasser, a la mujer del atropellado por Farruquito, al propio Farruquito, a la mujer del condenado por el caso Mari Luz, al Dioni, a Julián Muñoz, a Coto Matamoros y, casi, a la Virgen Santa. Y todos, o casi todos, hemos visto esas entrevistas. Hemos dedicado nuestro tiempo a enterarnos de mil historias muy parecidas a las del caso Marta del Castillo. Por desgracia es así.

Hemos visto en directo, casi sin inmutarnos, cómo una mujer se derrumbaba y acusaba a su marido de haber asesinado a una niña de 5 años, como pasó en el caso Mari Luz. Todo esto, contradiciéndose abiertamente de la declaración tomada ante un Juez. Hemos visto en directo, y sin inmutarnos, cómo una mujer decía haber ayudado a Ramón San Pedro a morir, dando pelos y señales y explicando, a futuribles tetrapléjicos candidatos al suicidio, cómo hacerlo. La televisión, tal y como la conocemos en España, es así.

O mucho me equivoco o el motivo fundamental por el que esta mujer, la madre del Cuco, fue contratada para asistir al citado programa era el provocar, de nuevo en directo, un derrumbe personal que ayudara al esclarecimiento de los hechos. Para eso y para que el programa y la cadena de televisión se cubrieran de nuevo de gloria. Estoy seguro de que esa era la idea fundamental, si no del presentador, sí del productor del programa, que a fin de cuentas es el que se lleva el beneficio económico a casa.

No quiero dejar de citar en esta entrada a todas las personas que a través de twitter pidieron el pasado fin de semana que no se viera La Noria. Posiblemente se consideren a sí mismos los salvadores del mundo, de la humanidad. Posiblemente sin darse cuenta de que su libertad acaba, justamente, donde comienza la de los demás. Efectivamente creo que este tipo de personas, que tienen una cuenta en twitter y se piensan con el derecho de decidir qué tienen que ver los demás en la tele y qué no, serían unos perfectos dictadores. Solo es haría falta algo más de poder de convocatoria ya que, por lo que se ve, más de dos millones y medio de personas, entre las que yo no me encuentro, se sentaron delante de la televisión esa noche.

Entiendo, por duro que parezca, que la verdadera libertad de las personas se explica, muy bien, en la frase que dice mucho un amigo mío. “Por mi como si te la cascas. Mientras no me salpiques…”

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Toñete permalink
    5 noviembre, 2011 20:18

    toda la razon del mundo,pero en el caso de Ramón San Pedro nos inmutamos y mucho viendo con buenos ojos la decision que tuvo el y ella (aunque a las leyes no).

    Lo que si puedo decir que desde hace años atras,mas o menos 8 ( por decir una fecha),los padres se han interesado mucho de los problemas de famosos viendo la tv,culebrones que tanto padres y madres los dejaban clavados en el sofa viendo,opinando enfurecidos decisiones que tomaban entre ellos como si de familiares se tratasen,yo escuchaba a mi padre requiminar en voz alta acciones que habia tomado un famoso sobre otro…en fin,un circo que por culpa del interes…lleva dando un dineral al mundo rosa.

    ¿¿crees que gran parte de culpa de la educacion de los hijos en estos tiempos tenga algo que ver con este tipo de televisison??

    Tambien quiero decir que todos los que opinamos fatal sobre el mundo rosa o este tipo de television,tendriamos que pensar que se hace lo mismo con la politica ,el deporte y demas aspectos televisivos,en fin,seguro que si no hablasemos de ello seria mucho mejor,pero…no podemos ¿verdad?,entonces tambien contribuimos al GRAN NEGOCIO…¿¿no crees??.

    En tiempo de crisis,viva el todo vale.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: