Skip to content

De profesores y protestas (o de profesores protestones)

21 septiembre, 2011

Voy a aprovechar un descanso, un desayuno, para dar mi opinión sobre la protesta de los profesores que con tanta dedicación, dando lo mejor de sí mismos (como dijo ayer la reina), se encargan de educar  nuestros hijos. De educar.

Parto de la base de que sus reivindicaciones son totalmente  asumibles y válidas. Si mañana, por ejemplo, se me acercara mi jefe y me dijera que tengo que trabajar un poco más sin que mi sueldo se vea mejorado, yo también protestaría. Incluso saldría a la calle y me negaría a acudir a mi trabajo hasta que estuviera resuelto. El problema es que posiblemente me echarían. Perdería mi empleo. Pero ese sería mi problema, no el problema de nadie más. A los profesores no les pasa eso, claro. Por eso es lícito que salgan a la calle.

A pesar de considerar, como digo, lícitas sus protestas desde un punto laboral, no las veo así desde un punto de vista ético. Pero eso, creo, no importa en estos días. El salir a la calle argumentado que lo hacen defendiendo la calidad de la enseñanza da que pensar. Mucho. Porque quiero suponer que no salen a la calle para decir “como ahora me pagáis lo mismo, hago peor mi trabajo”, o “ahora vais a dejar de contratar (que no despedir) a los mejores profesores, con tanto recorte de los cojones”. Quiero pensar que no dicen eso, claro.

Haciendo un poco más de hincapié en la calidad de la enseñanza que tanto enarbolan los profesores protestotes, quisiera recordar el procedimiento por el que han accedido a su ejercicio público. Un examen de conocimientos, unas pruebas de conocimientos, en los que en ningún momento se evalúan sus capacidades lectivas, sus valores éticos y sus competencias para ayudar al desarrollo de personas jóvenes. En ningún momento se mide si son aptos o no para ayudarnos a educar a nuestros hijos. Se les evalúa, simplemente, si son aptos o no para enseñar. Pequeña y sutil diferencia.

Al respecto de esta educación, de estos valores, y ligando con los párrafos segundo y tercero, me gustaría reflejar la idea que tengo en la cabeza de que los profesores, al menos los que protestan, lo hacen a título totalmente personal. Protestan porque han perdido, a título individual, un privilegio asumido como derecho a lo largo del tiempo. Creo que no he escuchado a ningún sindicato de profesores diciendo “En defensa de la calidad de la enseñanza, y como estamos en tiempos muy perros, vamos a poner nuestro granito de arena: rebajamos nuestro sueldo un porcentaje bajo para que ese ahorro se empleé en seguir contratando a los interinos que había hasta ahora”. Eso, que puede parecer ciencia ficción a muchos funcionarios, ha ocurrido y ocurre aún hoy en el día a día de las empresas privadas. Lo prometo. Tal hecho me hace redundar en la idea de que sus competencias como educadores no son evaluadas. Una persona que antepone su propio interés al interés común de sus alumnos no merece ser llamada profesor. No merece ser pagada por todos. No lo merece. Sobre todo porque ese tipo de actitudes quedan grabadas a fuego en los alumnos. Y así nos luce el pelo en estos días.

En resumen, que creo que estoy diciendo demasiadas cosas, algo liadas incluso:

1.- Creo que los profesores salen a la calle y dejan de ir a su trabajo porque han perdido un privilegio que consideraban asumido.

2.- Reivindican la calidad de la enseñanza cuando son ellos mismos los que la imparten. Quizá no tienen tanta confianza en su trabajo.

3.- No ha surgido por su parte ninguna idea en pos de mejorar su situación. Simplemente salir a la calle a protestar, faltar a si trabajo, perder horas lectivas e incendiar a la opinión pública con ideas sesgadas de lo que piensan.

4.- Es cierto que la calidad de la enseñanza en España es baja. Pero los que enseñan son ellos, los profesores.

5.- Es cierto que la calidad de la educación es España es baja. Los que educan debemos ser los padres, apoyando y recibiendo apoyo de los mismos profesores. No olvidemos que nuestros hijos pasan en el colegio casi más tiempo que con nosotros. Cosas de la puta vida moderna.

6.- Revisemos, pues, la política de acceso a una plaza de profesorado. Revisemos cómo han accedido todos y cada uno de los profesores que hay dando clase a día de hoy. Revisemos cómo dan la clase, cómo imparten sus asignaturas y sus valores. Expulsemos a los que no sean válidos para enseñar y educar y contratemos a personal más válido. Eso es optimizar la enseñanza, no salir a la calle porque tenemos que trabajar algo más.

7.- No podemos olvidar que a estos profesores les pagamos entre todos. La educación no es gratuita. No es gratis. Cuesta mucha pasta.

8.- Cualquier tipo de recorte económico en materia de educación es un gran error. Un grandísimo error. La medida más lógica sería optimizar ese dinero, nunca NUNCA reducirlo.

9.- Y sí. A mi también me cae mal Esperanza Aguirre y su grupo de palmeros.

Y cuando tenga algo más que decir, más. Que pase el siguiente.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 21 septiembre, 2011 12:40

    Comparto y discrepo querido Javier.
    Por un lado, los profesores salen a la calle, efectivamente, para reivindicar un empeoramiento de sus condiciones laborales. Llamarlo privilegio me parece poco acertado. Podríamos llamarlo derechos adquiridos en todo caso y podemos estar o no de acuerdo con ellos pero que no se nos olvide que tanto sindicatos como gobierno los han pactado en su día.
    Que un colectivo de trabajadores, sea cual sea, reclame en cumplimiento de sus convenios es lícito a todas luces y necesario. Si no, empezarían a saltarse a la torera todos los convenios habidos y por haber. Eso no quita para que algunos convenios puedan parecerme más o menos acertados, para que unos me parezcan abusivos por parte de la patronal y otros todo lo contrario, pero eso es otro debate.

    Comparto contigo la preocupación por las formas de acceso a las plazas de profesorado (y a todas las del funcionariado en general).
    Bien de temario, bien de legislación y bien de estudiar. Sacar una plaza y listo. ¿Eso garantiza que un profesor sea un buen docente sin probarlo antes? ¿Garantiza que una enfermera sea capaz de hacer una cura o tratar un enfermo sin evaluarlo previamente? En mi opinión, no lo hace.
    El sistema es totalmente incompetente a la hora de evaluar las capacidades antes de acceder a la plaza y una vez obtenida esta, si bien existe un periodo de prueba, podemos contar con los dedos de la mano los casos en los que no es superado con éxito (se realice o no una evaluación coherente, adecuada y profesional de las competencias asociadas al puesto).
    ¿Realmente es justo y práctico que un funcionario adquiera la condición de serlo para toda la vida? No, no lo es.
    ¿Que tal un sistema que evalué la calidad del desempeño del trabajo en cada puesto?
    ¿Que tal un sueldo variable, con un fijo + una parte en función de la calidad del trabajo y la consecución de objetivos?
    Es más, ¿Por que asimilamos que el trabajo tiene que estar evaluado, entre otras cosas, en función del número de horas dedicado a este? ¿Dónde queda la capacidad productiva de cada cual? Creo que todos conocemos a quien necesita 2 horas para una tarea y quien es perfectamente capaz de desarrollarla en media y de forma correcta. ¿es justo que los dos sean remunerados de igual forma en función de las horas trabajadas sin mirar ningún otro parámetro?

    Y te comentaría muchas más cosas al hilo de los profesores, los funcionarios y del trabajo en general pero ya me he enrollado en exceso y debo dejar sitio… Que pase el siguiente…

    • 21 septiembre, 2011 14:46

      Hola Nora

      Muchas gracias por el comentario.

      Es cierto que los convenios colectivos están para cumplirlos. Faltaría más. Además te lo digo yo, que he negociado unos cuantos. No he escuchado a ningún sindicato ni a ninguna asociación de profesores decir que se trata de una medida ilegal ni que va en contra de su convenio colectivo, por lo que doy por echo que no ha habido incumplimiento de convenio.

      Todos los demás puntos que planteas son muy acordes a mi pensamiento.

      Muchas gracias por el comentario.

      Javier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: