Skip to content

De quesos, de precios y de guerrillas urbanas…

27 junio, 2011

Uno de los quesos que más gustan y que, por consiguiente, es de los más vendidos, es el queso cottage. Un delicioso queso fresco granulado que se compara, habitualmente, con la ricotta o con el requesón. Un desayuno israelí no es lo mismo sin cottage. De hecho, es totalmente diferente. Bien.

En el último año este queso ha visto incrementado su precio progresivamente. Se ha incrementado, en total, un 140%. Eso es, si hace un año valía 10 euros el kilo, por ejemplo, ahora vale 24. Una locura.

¿Qué han hecho los israelíes? ¿Qué han optado por hacer? ¿Acaso se han tirado a la calle a protestar,  que se vea que están indignados con dicha subida? No. Simplemente han optado por una solución más prágmática. Más real. Han optado por un menos llorar y más hacer. Y todo dentro de la legalidad.

Aprovechando el tirón que aquí tiene facebook (algunas estadísticas afirman que cada israelí pasa una media de 4 horas al día mirando su perfil) y el resto de redes sociales, han lanzado un mensaje muy claro. “Dejemos de comprar cottage”. Sin necesidad de protestar, de salir a la calle, de pasar un mes sin ducharse en medio de las plazas de las ciudades más importantes. Es un, como decía antes, “deja de llorar y haz lo que tengas que hacer”. Y ha sido dicho y hecho.

Si paseas ahora por un supermercado, verás cómo el queso cottage se les caduca en las estanterías y cómo nadie lo compra. Nadie.

Con esta medida tan guerrera, han conseguido que el precio del citado queso baje un 40% en menos de un mes. Y sigue bajando, porque de momento nadie compra el cottage de nuevo.

Muchas veces me pregunto porqué no aprendemos de cosas así. Porqué no nos unimos para solucionar, en lugar de tanto protestar. Porque los que se dicen indignados se dedican a calentar al resto, pero no a buscar soluciones dentro de los ámbitos legales. Porqué dejamos que se aprovechen de nosotros. Porqué dejamos que unos cuantos, poderosos todos ellos, se rían de nosotros cuando nos ven en la calle protestando. A fin de cuentas, saben que eso, mientras no cambie, no les hará daño.

Y cuando tenga ganas, más. Que pase el siguiente…

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: