Skip to content

1.000 perros

27 mayo, 2011

El otro día estuve en la playa. Vamos, digo el otro día por no decir el pasado fin de semana.

Bueno pues estando en la playa, como digo, había un chico que fue a pasear con su perro. Un perro enano, de esos pequeños y feos, de color negro. Creo que se los llaman bulldogs franceses, pero no me hagáis mucho caso.

Tres minutos después, apareció una patrulla de la Policía Local y le pidieron que abandonaran, el chaval y su perrito, la playa. Estaba prohibido ir con perros a la playa mientras hay otros bañistas en ella. Y el muchacho, tan cívicamente correcto, tan desamparado y tan molesto, cogió a su perrillo, se puso su camiseta y se fue de la playa. Así, sin más.

En ese momento no pude dejar de pensar en que si en lugar de un chico con un perro hubieran estado en la playa 1000 chicos con sus 1000 perros correspondientes, a la patrulla de la Policía Local no le hubiera quedado más remedio que volverse a meter en el coche y poner pies en polvorosa. Incluso lo mismo hubiera pasado si en lugar de ser una patrulla Local hubiera sido una Nacional, aunque estos últimos tengan la potestad de sacar las porras, golpear y detener a todos los que no cumplan sus órdenes. Aunque sea de una forma pasiva. Aunque sea una desobediencia pacífica (¿…?).

Supongo que si la Policía hubiera cargado contra los 1000 perreros, muchos hubieran protestado, pero al fin y al cabo, y le pese a quien le pese, están cumpliendo con su trabajo, con su labor, con su cometido. Se están ganando el sueldo.

Por un momento, el pasado fin de semana, mientras veía que la Policía echaba al chico del perro de la playa e imaginándome una concentración de dueños de perros saltándose la ley y a laPolicía aplaudiéndoles por el gesto, por un momento, decía, me imaginé montando un grupo de asaltantes de bancos, a lo George Clooney en Ocean´s Eleven, pero a lo grande. Por un momento soñé con que reclutaba a 1.000 asaltantes y que íbamos todos juntos a robar bancos. Y que cuando venía la Policía a detenernos, todos nos sentábamos en el suelo, gritábamos “Esto es una protesta desobediente y pacífica”. Y que la Policía, como tiene que respetar nuestros más fundamentales derechos, se iba y nos dejaba de rositas. Y así en uno y otro banco.

Aun tengo que perfilar la técnica de los atracos, pero si alguien quiere apuntarse a la banda del asalto milenario (porque quiero que seamos mil, que menos seguro que perdemos), que pase por aquí.

Y cuando me venga en ganas, más. Que pase el siguiente…

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: