Skip to content

Arde la calle

14 abril, 2011

Está claro que no aprendemos. Está claro que por más que uno intente poner buena voluntad y presuponer buena fe a nuestros políticos siempre tropieza con alguna piedrecita en el camino.
Eso mismo me pasó el otro día cuando, por sorpresa, vi a Artur Mas votar en un pseudo referéndum callejero a favor de la independencia de la Comunidad Autónoma de Calatuña. A Mas y a varios de los consejeros de la citada Comunidad. Claro, todos votaban a favor.
Me dio alegría verles votar, la verdad. Y me dio alegría porque pensé: “¡Coño! Al fin un político consecuente. Al fin un político que dice lo que piensa y hace lo que dice”. He de decir que nunca consideré a los miembros de CIU como mis representantes políticos, los que luchan por mi. Más que nada porque no lo hacen. Yo siempre he preferido pensar que lo hacías los Chaves, los Griñanes y los Zarrías. Y no sé qué es peor.
Ayer, para mi sorpresa mayúscula, escuché que el señor Mas no ha apoyado, esta vez en el Parlamento Catalán, una propuesta de independencia para su Autonomía. Veis. Yo que había dormido tan bien, me encuentro con ese pedruscón en el camino, y desde ese mismo momento, lo que consideraba como un político consecuente pasó a ser, inequívocamente, otro trozo de goma, otro bulto con ojos que se da pasitos en coche oficial y saludando con la manita tonta a propios y extraños.
A mi me gustaría estar en el Gobierno de España por unos días. Me encantaría, la verdad. Más que nada porque estoy seguro de que habría cosas que resolvería de un plumazo. Por ejemplo esto. El tema de las independencias.

¿Que en Cataluña se quiere hacer una consulta vinculante para ver si la gente quiere ser independiente de España y fundar así el País Catalán? Pues adelante. Vamos a por él. Yo, desde el Gobierno, lo autorizo. Y lo autorizo hasta las últimas consecuencias.

Y si el 50,01 % de la población catalana quiere ser independiente, lo serían. Sin más problemas que los estrictamente necesarios.  Claro, todas las inversiones que se han hecho en Cataluña mientras esta ha sido una Comunidad Autónoma de España deben ser devueltas íntegras. O devueltas al tun tún o el Futuro Estado Catalán deberá pagar a España una cantidad ingente de dinero mensualmente en concepto de alquiler, uso y disfrute. El mantenimiento de infraestructuras no está incluido en el presente pago, así que tendrán que buscarse la vida en este aspecto.

Con esta independencia lograda, con esta soberanía conseguida en un proceso totalmente limpio y democrático Cataluña, automáticamente, dejaría de estar en la Unión Europea, al no pertenecer a España. Y dejaría de tener el euro. Y dejaría de tener libre circulación de mercancías y de personas por la zona euro y por la zona que marca el tratado de Schengen. Y yo, como país con más peso que Cataluña, pediría a los países vecinos europeos que se cuidaran muy mucho de hacer negocios con Cataluña. No más de lo estrictamente necesario. Y marcaría unas tasas y unos impuestos exageradamente altos para todas aquellas empresas que quisieran exportar sus productos desde Cataluña al resto de Europa. Esto sobre las mercancías.

Sobre las personas, lo tengo clarísimo. Haría obligatorio el uso de pasaporte y visado a todas aquellas personas que quieran venir de Cataluña a España a pasar unos días de vacaciones o a hacer negocios. Pasaporte y visado. Y el trámite para la consecución del visado lo haría tan largo, tan farragoso y tan caro que muchos se pensaran, a conciencia, si venir o no. Lógicamente, al día siguiente de esta independencia, pondría un camión de la Guardia Civil en la puerta del Congreso de los Diputados y esperaría, pacientemente, a que personajes como Carod Rovira apareciera. Y así, tal cual, lo deportaría a su país. Por no tener visado, ni pasaporte. Por ser un ilegal en toda regla.

Con estas tres o cuatro medidas se acaba con el problema de la independencia. En Cataluña y en Extremadura. Qué razón tenía el filósofo callejero que promulgó el dicho “más vale una vez colorao que ciento amarillo”.

Tomar estas medidas es posible. Y no es nada difícil. Simplemente es necesario que el Parlamento de Cataluña (aún Comunidad Autónoma de España) apruebe una resolución como la que ayer rechazaron. Y esto lo saben sus políticos. Por eso no la aceptan.

Lo que no me explico es porqué no son capaces de hablar así de claro a la sociedad, a los catalanes. Porqué se dedican a incendiar las calles con declaraciones sin sentido. Porque se dedican a calentar al personal cuando saben que esa medida, la de ser independientes, no les traería nada más que problemas. A ellos y a toda la sociedad a la que representan.

Y cuando tenga un rato, más, que no Mas. Que pase el siguiente…

 

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Irene permalink
    14 abril, 2011 7:23

    A más de uno le van a arder los ojos al leerlo. Recuerdo la mañana que estuvimos hablando de esto mismo tú y yo sentados en un bar en las Ramblas tomandonos aquel martini (en vaso de tubo), estoy totalmente de acuerdo contigo, sin medias tintas.

    Muchos besos.

  2. david permalink
    14 abril, 2011 7:37

    Uy, lo siento amiguete pero esta vez está equivocado, pero del todo todo, que catalunya se hiciese independiente no significa que no pudiese ser de la comunidad europea y tener el euro, véase Andorra, la libre circulación de mercancías sería exactamente igual y se podría ir de españa a Catalunya sin ningun problema porque sería un país comunitario, luego en referente a las “Inversiones echas en Catalunya” has estado aquí y ya sabes que aquí casi todo está autofinanciado, oséase, impuesto, peages, zona azul, zona verde, radares, etc… y aparte todo lo que da Catalunya a España que da mucho más de lo que recibe (no como los vascos), seamos consecuentes y hablemos con propiedad y además creo que pedir la libertad de un pueblo que el por si mismo quiere ser libre es totalmente independiente y exclusivo de los catalanes.

    Solo puedo estar deacuerdo en una cosa, en lo referente a las empresas, estoy seguro que si hubiese independencia muchas de las grandes empresas internacionales podrían plantearse el cambiar de aires, por el perjuicio que les podría ocasionar.

    Y que conste que no soy independentista no me convence (me considero ciudadano del mundo), creo que hay cosas más importantes que liarse con esto de la indepencia y me gusta más el castellano que el catalán (el catalán suena muy pijo) y por otro lado, ¿que haría mi Barça sin su Madrid? eso sí sería grave 😉

    • 17 abril, 2011 16:35

      Ya sabes que yo siempre exagero un poco la cosa para hacer más pupa. De todas formas, lucharía, como gobierno de España para que Calatuña saliera del euro y para que los políticos, vuestros políticos, tuvieran que explicaros el porqué de esa situación.

      De todas formas, ya sabes que yo solo haría eso si hubiera un 50,01 % de personas que piden la independencia. Si tan mal lo ves, ya sabes, a hacer campaña para que la mayoría vote no 😉

      Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: