Skip to content

Perros de presa

23 marzo, 2011

Ayer, y de una forma que no sorprendió a nadie, se conoció el veredicto contra Moshe Katzav, ex presidente de Israel.

Después de un año de juicio secretísimo, el expresidente ha sido condenado culpable de violar, repetidamente, a dos de sus secretarias entre los años 2000 y 2007, cuando ya era presidente de su país. Le han caído 7 años de cárcel. Siete largos años que empezarán a contar el día 8 de mayo que es cuando los jueces han dictaminado su ingreso en prisión.

Este caso ha sido muy curioso. Por lo menos el llegar a las conclusiones de que Katzav había abusado de estas dos mujeres. Veréis.

Una de estas mujeres, una de las víctimas decidió, a motu propio, amenazar al presidente de su país. La amenaza era clara: o me pagas una cantidad X de dinero o me encargo de publicar a los cuatro vientos que has abusado de mi sexualmente. Siendo esto verdad (el que había abusado de ella).

Katzav, hombre de ley, religioso donde los haya, decidió denunciar este hecho a lo que nosotros llamaríamos fiscal general del estado. Este fiscal, ávido conocedor de la ley, bien situado económicamente gracias a los favores que el partido político Likud (el mismo de Katzav) le había otorgado nombrándolo como “fiscal mayor”; este hombre, digo, decidió hacer lo que tenía que hacer, y no lo que los demás suponían que haría. Simplemente hizo una pregunta. Solo una. “Y usted, ¿qué cosa tan importante tiene que esconder, que hasta su exsecretaria le pide dinero a cambio de su silencio?”. Y ya está. Supongo que a Katzav, que no se esperaba que una pregunta de ese tipo viniera de un amiguete, se le descompuso la cara, el alma y hasta el estómago en ese momento.

Y ha sido ese seguimiento de la ley, ese “no-me-importa-quien-me-puso-en-el-cargo”, ese “no-me-caso-ni-con-mi-madre” por parte del fiscal el que ha hecho que, finalmente, un juzgado formado por tres jueces, haya dictaminado cárcel para un expresidente.

De Israel se pueden decir muchas cosas. Algunas malas, otras buenas e incluso alguna que otra que ni fú ni fá. Lo que sí tengo claro es que yo quiero fiscales así en mi país, en mi sistema judicial. Personas que no tengan en cuenta ideologías, ni colores, ni quiénes son sus amigos y quiénes no. Personas que persigan, hasta su últimas consecuencias, a los que se saltan la ley. A todos esos hijos de su madre que creen estar por encima del bien y del mal.

Sí. Yo quiero perros de presa en la justicia española. Porque solo así, dando ese ejemplo, conseguiremos que los piratas sean cada vez menos piratas y que la ley, para bien o para mal, se cumpla por todos. Que todos seamos iguales ante los perros… digo… ante la ley.

Y cuando tenga ganas, más. Que pase el siguiente…

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Israeli permalink
    23 marzo, 2011 9:45

    “Este fiscal, ávido conocedor de la ley, bien situado económicamente gracias a los favores que el partido político Likud…”
    Lamentable frase, no solo falsa, sino imposible en un país donde la ley es soberana.

    • 23 marzo, 2011 9:55

      Buenos días, Rinat

      La ley es soberana, sobre el papel, en todos los países democráticos. Incluido España. Y digo sobre el papel porque todos sabemos que, al menos (te vuelvo a decir) en España, parte de la ley se mueve por el amiguismo y la chequera de seis ceros a la derecha.

      Decir que Menachem Mazuz forma parte del partido Likud no es una barbaridad. Supongo que sabes, tan bien como yo, que ocupó un papel fundamental en el Ministerio de Justicia de Israel durante varios años.

      Por otro lado, simplemente comentarte que esta entrada es una alabanza al sistema judicial israelí. No un ataque frontal al mismo.

      Muchas gracias por leer y por comentar. Saludos.

      Javier

      • Israeli permalink
        23 marzo, 2011 10:46

        La justicia en israel es soberana, sin amiguismo y sin chequeras. Decir que Mazuz forma parte del Likud no es una barbaridad, es simplemente inexacto.
        Y mi nombre no es Rinat, por que en ese caso seria una chica, pero sorpresa! no lo soy.
        Saludos

      • 23 marzo, 2011 11:52

        Buenas tardes Israelí, de nuevo

        Te llamé Rinat porque así es como comienza la dirección de mail con la que te has registrado. Si la mía comienza por fcojavier, es una pista para intuir mi nombre. Otra cosa es que gustes de comentar aquí con nombres y mail inventados, pero eso es harina de otro costal. Así que me referiré a ti, con mucho respeto, por el nombre que indicas, Israelí.

        En la entrada digo literalmente: “Este fiscal, ávido conocedor de la ley, bien situado económicamente gracias a los favores que el partido político Likud (el mismo de Katzav) le había otorgado nombrándolo como “fiscal mayor”. No digo ninguna tontería si afirmo que Meni Mazuz fue nombrado fiscal general del estado en el año 2004 por el entonces Ministro de Justicia, Yosef Lapid, tras la renuncia de Elyakim Rubinstein (que pasó a formar parte de la Corte Suprema). En 2004, el citado Yosef Lapid formaba parte del Gobierno de Israel, formado en coalición por Kadima y su propio partido, Hetz, tras las elecciones de 2003. Como muy bien sabes, el partido político Kadima se forma de la unión (por así decirlo) de Likud y de Shlomtzion. Así que, nos guste o no, es cierto. Mazuz le debe parte de su cargo al Likud. Lo cual no es ni bueno ni malo, simplemente es un dato para apoyar qué fuerte ha sido para mantener el pulso contra Katzav.

        Por otro lado, también quiero pedirte, por favor, que leas con detenimiento tanto la entrada como la respuesta que di a tu comentario. En ningún momento he dicho que en Israel la ley no sea soberana. No hablo de Israel, sino de todo el mundo, así, en general. Como en abstracto. Por favor, léelo con detenimiento y no pongas en mi boca ni en mi cabeza ideas que tienes en la tuya.

        Vuelvo a reiterarte que esta entrada es fruto de la envidia sana que siento acerca del sistema de justicia que tenéis en Israel. País al que, por otra parte, me siento muy unido. Tanto como que mi hija es, con gran orgullo de su padre, portadora de su pasaporte.

        Gracias, de nuevo, por comentar. Saludos.

        Javier (yo firmo con nombre verdadero porque soy así de gracioso 😉 )

  2. Israeli permalink
    23 marzo, 2011 14:14

    Hola Javier, cuando yo haga mi propio Blog lo hare con mi nombre. Yo creo que diciendo que soy israeli digo lo que hace falta en el contexto. Me asombra la cantidad de datos que tienes de israel, aunque no sean tan exactos. Shomtsion fue el primer partido de Sharon, que luego paso a los Sionista Generales, que estaban en una coalicion con Jeirut llamada Majal.
    Sharon fue el que llevo adelante la union entre ellos en un nuevo partido llamado Likud.
    El partido de Lapid se llamava Shinui (Cambio).
    Mazuz llego a ser fiscal luego de una larga carrera en la fiscalia.
    En Israel el fiscal NO ES un nombramiento politico, y hay reglas muy claras sobre eso.
    Todos los fiscales de Israel fueron gente muy independiente.
    Sin duda de todas las intituciones de Israel, la de la Justicia es la mas fuete y respetada.
    Muchos politicos odian eso.
    Pero al final del cuento es un gran orgullo para todos.
    De todas maneras te encuentro una persona muy agradable.
    Yoav

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: